Sí, tu perro puede ser deducible de impuestos

Está comprobado científicamente, que los mejores amigos de los hombres son los perros, sin embargo, en muchas ocasiones, no solo se conocen como mascotas con el objetivo de darle cariño y todo el amor que las personas pueden ofrecerle, sino que también pueden considerarse una especie de inversión.

¿Por qué consideramos al mejor amigo del humano como una inversión?

Los caninos aunque sean seres llenos de amor y bondad, tienden a ser muy protectores con las personas que aman y sobre todo, cuando son perros de razas con los intentos de protección desarrollados como lo son:

Pastores alemanes, el Crestado rodesiano, Pitbull, Rottweiler, Schnauzer gigante hasta llegar al famoso Mastín napolitano.

No lo se pueden considerar a las razas de perros protectores como los principales caninos de seguridad, sino que hay muchas razas de perros que son apreciados como de alerta.

Estos mismos pueden ofrecerte el beneficio de saber cuándo hay peligro, llevando así mismo que puedan entrar en la categoría de seguridad y entonces también en una inversión para ti mismo.

Se mostrará una pequeña lista de los caninos que se pueden apreciar como perros de alerta.

  • Schnauzer miniatura.
  • Pinscher miniatura.

Notablemente son perros de raza pequeña pero fielmente protectores también, así que también serán un beneficio de protección.

Obviamente, dentro de la categoría de perros guardianes puedes encontrar muchos caninos que entran dentro de ella, no obstante, al tener un perro guardián también tendrás más responsabilidades como dueño, ya que estos tienen características más agresivas que otras razas.

Entonces, muchas personas alrededor del mundo usan a los perros como una inversión de protección para ellos mismos, su familia hasta llegar a los propios rebaños, como es el caso de muchos granjeros que tienen caninos para poder proteger sus animales de corral.

Las personas se preguntan diariamente si podemos considerar al perro como una inversión que sea deducible, lo cual quiere decir que pueda protegerse o asegurarse de cualquier problema porque se considera inversión.

 Concluyentemente, la pregunta que se hacen las personas es respondida con el mismísimo Fundamento Legal de los Impuestos Sobre la Renta en su Artículo 34 en su fracción IX, la cual expresa descriptivamente que los perros pueden considerarse como una inversión con deducibilidad.

Otra parte importante de las interrogantes que tienen los humanos acerca de la deducibilidad de su mascota favorita puede ser el porcentaje de la misma, ya que dependiendo el área, la deducibilidad baja.

El mismo Artículo 34 de la Ley de Impuestos Sobre la Renta, enuncia que la deducibilidad de un perro es de un porcentaje de 100%, por ende a que se considera como bien semoviente.

¿Qué quiere decir bien semoviente?

Un bien semoviente se considera como una parte del patrimonio de una persona que tiene derecho al mismo, la cual puede moverse por sí sola. En donde se puede representar los animales en producción económica o cabezas de ganado.

Sin embargo, los caninos entran en ese término porque consigo, viene el beneficio de la protección, que obviamente hace un bien a usted mismo, causando entonces que sea asegurado y tenga la consideración como un bien semoviente.

Todo esto quiere decir, que el mejor amigo de los humanos puede convertirse además de una compañía o una simple mascota, a un ser vivo que te cause un bien como lo es la seguridad de ti mismo o de los que amas, llegando así que su deducibilidad se considere legal y coherente.

Así que no pierdas más tiempo pensando en los beneficios de tener una mascota canina, los perros pueden brindarte infinidades de beneficios tantos amorosos, personales y hasta económicos.