Tengo mala nota en el Buró de Crédito y necesito una tarjeta de crédito, ¿qué hago?

Muchas veces las personas que poseen una mala calificación en el Buró de Crédito debido a un comportamiento negativo en cuanto al pago de los productos crediticios, no se dan cuenta de las verdaderas consecuencias hasta que se encuentran en una situación donde prácticamente necesitan una tarjeta de crédito, no solo para emergencias sino para los pagos especiales que requieren de una, tales como los servicios En ese momento, cuando se denota la verdadera importancia de las tarjetas de crédito actualmente, quienes actuaron mal con respecto al pago de sus deudas, se arrepienten y les gustaría borrar el historial del Buró de Crédito para poder optar por un crédito.  Es evidente que ningún banco ante una mala calificación en el Buró querrá trabajar con un deudor, y es imposible culparlos, sin embargo, existe una opción que podría ser la luz al final del túnel para quienes no tienen una buena calificación.

Tarjetas de crédito garantizadas ¿cómo funcionan?

Esas tarjetas con conocidos por muchos como las tarjetas de crédito aseguradas, las cuales se otorgan al cliente solo si este deposita en el banco cierta cantidad de dinero como método de garantía de pago, aunque el monto establecido suele acercarse al de la línea de crédito que deseas tener.

Esto con el fin de que si por un motivo u otro fallas en el pago de tus cuotas, el banco restaría de ese monto de garantía, pero la buena noticia es que si te comportas correctamente, haciendo los pagos debidos dentro de los tiempos necesarios, después del tiempo prudencial que el banco considere, ese dinero que se entregó como garantía es reembolsado y a partir de ese momento tendrás una verdadera tarjeta de crédito.

Podemos decir que este modus operandi es una forma de dar una segunda oportunidad para reivindicarse a quienes suelen tener una mala calificación en el Buró de Crédito.

¿Qué bancos ofrecen las tarjetas de créditos aseguradas?

Puedes optar por una de estas tarjetas a través del Scotiabank, el Banco del Bajío y el Banco Azteca.

¿Te conviene este tipo de tarjetas de crédito?

La verdad es que esta es una segunda oportunidad para las personas que tenían un mal historial, pues a través de este tipo de tarjetas  se puede limpiar en cierta forma tal historial, aunque no se elimina el mal comportamiento se reflejará la apertura de este tipo de tarjeta y el consecuente pago a tiempo sin inconvenientes –esperando sea ese el resultado-.

Lo que se necesita es tomarse el tema con suma responsabilidad y adquirirla solo si de verdad es posible mantenerla y no quedar mal con el servicio, ya que con un mal comportamiento financiero incluso con este tipo de tarjeta que es una “segunda oportunidad”, se puede agravar la situación en cuanto a la calificación y el historial del Buró.

Evita manchar tu historial crediticio

Lo más recomendable es hacer las cosas bien desde el principio, aunque una tarjeta de crédito es una herramienta maravillosa, hay que aprender a utilizarla de la manera más responsable posible, para así no tener que recurrir a instancias que otorguen segundas oportunidades.

Si mantienes la responsabilidad a la altura que requiere una tarjeta de crédito o cualquier servicio crediticio, tendrás la posibilidad por optar por más productos de esta índole cuando lo desees y sin problemas, ya que serás considerado para las entidades bancarias como clientes favorables.

Finalmente, mantente siempre al tanto de lo que expone de tus movimientos crediticios el Reporte de Crédito Especial del Buró, esta es una forma de mantenerte informado de tu situación financiera con respecto al historial y si debes mejorar o continuar con tu mismo comportamiento.