Deducción de automóviles en pagos provisionales

Las empresas de forma anual deben realizar una declaración para poder deducir la adquisición de activos fijos, erogaciones, gastos y cargos diferido, puesto que esto esta establecido en la Ley de Impuesto sobre la Renta (ISLR).

Entre las diferentes deducciones que puede tener una empresa como gastos, deudas, viajes, servicios profesionales o equipos, se encuentra la deducción por compra de automóviles, que entran en la categoría de activos fijos.

Conviene subrayar que, para poder deducir un automóvil ante el Impuesto Sobre la Renta, en lo que se refiere como activo fijo perteneciente a la empresa, debe ser tomado en cuenta que su uso es para el ámbito laboral.

De modo que, si el automóvil es de uso y goce personal, no puede ser deducible ante las inversiones o pagos pertinentes.

¿Quiénes deben realizar la deducción de automóviles?

  • Personas morales y personas físicas con ocupaciones empresariales y profesionales, que obtengan ingresos durante su ejercicio de $100,000.00.
  • Las personas encargadas de la adquisición de bienes de construcción e innovación de infraestructura de transporte como puentes, autopistas, carreteras, caminos, entre otros.
  • Las personas que se dediquen a la industria de hidrocarburos y para la formación, distribución, transporte y suministro de energía.

Aspectos a considerar para la deducción de compras de automóviles.

La financiación del automóvil puede comenzar a deducirse, según escogencia del pagador, desde el momento en que se inicie con el manejo y uso del bien o desde el ejercicio siguiente.

Sin embargo, el contribuyente tiene la posibilidad de realizar la entrega de los pagos ulteriormente, de acuerdo con efectos fiscales, este desvanece su derecho de poder deducir la cantidad correspondiente desde el primer uso.

En caso de que, el pagador considere que los bienes ya no poseen vida útil o tome los bienes para uso y goce personal, debe notificar las partes que no fueron deducidas en el ejercicio donde ocurra esta situación.

Ahora bien, en México, poseen un límite de porcentajes para la deducción de obtención de vehículos, según la Ley de Impuesto sobre la Renta, los autos, autobuses, camiones de cargas, remolques y montacargas tienen un 25%.

Así mismo, en la ley de ISR se decreta una cantidad máxima para la deducción, teniendo como monto 175.000.00$, siendo un importe que motiva a la inversión de las empresas.

A lo que respecta a las compañías de arrendamiento de vehículos, tienen la responsabilidad de ejecutar deducciones de la adquisición de automóviles para el uso profesional.

Si se tratará de caso contrario a esto y el contribuyente emplee el auto para su disfrute temporal o es utilizado por socios o accionistas, las deducciones serán determinadas conforme a los artículos de la ley de Impuestos sobre la Renta.

Así mismo, para las personas que realicen arrendamiento de algún vehículo, para satisfacción y uso temporal, la deducción debe ser menor a la establecida para aquellos que adquieren un automóvil fijo.

En cuanto a lo anteriormente dicho, en México, establece un monto que no puede exceder de los 200.00$ de manera diaria por cada vehículo.

Por otra parte, las personas físicas morales que realicen tareas laborales por medio del uso de transporte de carga o pasajeros, tiene la posibilidad de realizar las deducciones durante el ejercicio del vehículo.

En líneas generales, todo bien que la compañía o persona adquiera por primera vez, el cual se le denomina bien nuevo, debe tener su deducción inmediata.

La deducción es necesaria para poder declarar ante la ley de Impuesto Sobre la Renta, la adquisición e inversión de bienes, en este caso, de un automóvil, cuando sea de utilización para actividades laborales.

Así pues, el contribuyente deberá comunicar cuando los vehículos pierdan su utilidad y su uso se atribuya para fines personales.