Beneficios a familiares derechohabitantes IMSS fallecidos

Todos aquellos beneficiarios de las personas que fueron víctimas fatales de los sismos ocurridos durante el transcurso del año en ejercicio están en el derecho de solicitar prestaciones.

En lo que va de 2017 han muerto casi 500 personas a consecuencias de los terremotos que han afectado el territorio nacional, enfocándonos solamente en septiembre fallecieron un total de 350 personas en los sismos que tuvieron impacto los días 7 y 19 del mencionado mes.

Muchas de las personas fallecidas contaban con una cuenta individual en cualquiera de las distintas Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORE, según sus siglas) que ejercen aquí en México.

Debido a esto se genera un espacio de confusión e incertidumbre entre los familiares de dichos fallecidos con el fin de obtener respuestas sobre el fututo de estos recursos administrados en las agencias de Afore.

Debemos resaltar que existe el derecho por parte de aquellos familiares de personas fallecidas que en vida estaban pensionadas o aseguradas por el Seguro Social de optar con grandes posibilidades a recibir beneficios por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS, según sus siglas).

De igual manera existe la posibilidad de ser beneficiario de la Afore que manejaba la cuenta del mencionado fallecido, o en su defecto, de cualquiera de las aseguradoras que elijan estos familiares, que serán considerados a partir de ese momento como Beneficiarios.

Según la Ley del Seguro Social mexicano, aquellos beneficiarios de los pensionados fallecidos son los siguientes:

  • Esposa, en caso de no haberse casado, la mujer con la que convivio los últimos 5 años de vida, o con quien haya procreado hijos.
  • Esposo, en caso tal de que tampoco se hubieran casado, el beneficiario se encontraría en el concubinario con el cual se haya relacionado la mujer ya fallecida.
  • Hijos menores de edad, y menos de 25 en el caso de que realicen estudios o que padezcan de enfermedades crónicas, mentales, o cualquier otra que le impida mantenerse por su propios medios
  • Padres, siempre y cuando los mencionados posibles beneficiarios no existan, y dichos padres hayan dependido económicamente de este individuo.

Para esto, realizaremos un breve análisis con los diferentes casos que se pueden presentar en caso de fallecimiento:

  1. En el caso de que el fallecido fuera pensionado:

Según sea el beneficiario y la ley bajo la cual fue registrado el individuo, la pensión varía:

  • Si es por viudez:
    • LSS de 1973: Corresponde un 40% de la pensión
    • LSS de 1997: Corresponde un 90% de la pensión.
  • Si es por orfandad:
    • En ambos casos se aumenta a 30%
  • Si es por Ascendencia:
    • Le corresponde un 20% a cada uno sin importar la ley.
  1. En caso de que el fallecido sea un asegurado:

Según su muerte, en caso de estar prestando sus servicios, se puede llegar a considerar como causa el riesgo de trabajo, por lo tanto los beneficiarios recibirían:

  • Si es por viudez:
    • Le corresponde un 40% sin importar la ley.
  • Si es por orfandad:
    • En ambos casos se aumenta a 30%
  • Si es por Ascendencia:
    • Le corresponde un 20% a cada uno.

Además de estos aspectos, ya sea por pensión, por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o la aseguradora que cubra al fallecido, están en la obligación de realizar las prestaciones con respecto a:

  • Gastos fúnebres: esta prestación será equivalente a dos meses del salario vigente en el momento del fallecimiento.
  • Aguinaldo anual: esta prestación tendrá un equivalente a 15 días de la pensión recibida.

Todo esto según los numerales del 50 al 67 y del 128 al 137 de la Ley del Seguro Social establecidos para 1997, además de contar con los numerales del: 57 al 74, 149, 152 al 159 establecidos la Ley del Seguro Social de 1997.